Dignificad@s Tod@s

miércoles, marzo 12, 2008

Cuando Despertó, el Dinosaurio Todavía Estaba Allí (IV Parte)

Continuamos con los trabajos del 2208. Felicidades.
El Rescate
Diego Iván Peña
Un día cualquiera, una familia de la Ciudad de México salió a tomar el desayuno a muy temprana hora. Tras terminar satisfechos se retiraron con la sospecha de que alguien los estaba siguiendo.
Mientras iban caminando, de una camioneta negra bajaron cuatro individuos. Martha y Juan, asustados, corrieron atrás de Sofía y Julián sus padres, los cuales estaban nerviosos y sin ninguna explicación de lo que estaba pasando.
Rápidamente, los cuatros maleantes subieron a Julián a la camioneta, con tal saña que lograron desmayarlo con un golpe en la nuca.
La familia gritaba desesperada y Sofía, rompiendo en llanto por la impotencia de no poder hacer nada corrió tras el automóvil. Antes de irse, los secuestradores le aventaron a la cara un sobre, el cual abrió con la esperanza de que le diera una pista de lo que pasó; la nota decía:

“Si quieres volver a ver a tu esposo te esperamos en la calle de San Pedro no. 56, con la cantidad de $10,000 pesos, en caso de que no estés a las 4:00 p.m. tu esposo pasará a mejor vida”.
Sin otra alternativa, se dirigió al banco para retirar el dinero con la convicción de rescatar a su esposo.
Llegó la hora prevista. Sofía, muy nerviosa y con lágrimas en los ojos, tocó la puerta del domicilio que le había sido indicado.
─ ¡Qué puntual eres! ─ dijo el secuestrador con una sonrisa escalofriante.
─ Aquí está su pago, libere a mi esposo por favor, eso acordamos ─, mientras, el secuestrador contaba el dinero con ambición, pero de pronto se detuvo y con enojo contestó:
─ Esta no es la cantidad que acordamos ─
─ ¿De verdad?─ Sofía, sorprendida, comenzó a contarlo apresuradamente.
─ Sí, tiene razón, conté mal, permítame un momento, voy por el resto del dinero ─ dijo nerviosa y con rostro empapado en sudor.
─ No, no se apure, déjelo así ─ contestó el secuestrador con cara de alegría y con una expresión de quien estuviera tramando algo ─ No tiene importancia ─ recalcó.
─ ¿Qué dice?, claro que tiene importancia ─ dijo Sofía, pensando que si no le entregaba lo que acordaron le pasaría algo a Julián ─ le voy a dar lo que acordamos ─ contestó.
De pronto, Sofía vio una sombra acercarse atrás de ella, misma que pareció susurrarle al oído ─ No hace falta ─
Ella inmediatamente identificó la voz de Julián, quien con arma en mano, le dijo:
─ Gracias por demostrar lo importante que soy para ti, pero a mi solo me importa el jugoso seguro de vida que cobraré después de que esto acabe, y el funeral correrá a mi cuenta ─.

2 Comments:

Blogger Choms said...

La verdad pense que no haría falta el resto por que a lo mejor y ya se lo habían echado, pero el giro final estuvo buenísimo.

13 marzo, 2008 11:30  
Blogger Desvelado, Inconstante y Delirante. said...

Despues de leer acerca de su interesante dinámica de creacion literaria me propuse a dejar comentario en el cuento que mas me gustara (que fue este). Mas que bien por sus alumnos, que tienen este tipo de oportunidades, de retos a la creatividad.
Seguimos por aqui, profesora.

30 marzo, 2008 16:47  

Publicar un comentario

<< Home

Free Hit Counter
Free Counter Creative Commons License
Blog Dignificados Todos y Todo su Contenido by L. Sarai Robledo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.
Based on a work at www.dignificadostodos.blogspot.com.